Morir no es tan fácil

morirAutora: Belinda Bauer.

Estilo: Novela. Editorial: Roca Editorial. Barcelona, 2015.

343 páginas. Precio: 18,90 euros.

INVESTIGACIÓN EN EL AULA DE ANATOMÍA

¿Qué hay después de la muerte? Esta es la pregunta que el protagonista de la historia, Patrick, se plantea desde que, de pequeño, vivió un suceso traumático. Y cuando se matricula en las clases de anatomía de la universidad (formando parte de la cuota de alumnos discapacitados, ya que sufre el síndrome de Asperger), lo hace con el único objetivo de encontrar la respuesta en los cadáveres que allí se diseccionan. Sin embargo, se tiene que enfrentar a un suceso inesperado: descubre que el cadáver con el que están trabajando corresponde a un hombre que ha sido sutilmente asesinado. Nadie le cree y es él mismo quien debe encontrar la claves que resuelvan el misterio.

La novela incorpora otras voces narrativas, con menor interés en la trama, que son la de la propia madre de Patrick (atormentada por la idea de que su hijo nunca será un joven normal), por la de la enfermera Tracy (descuidada en su trabajo y pendiente de ligar con uno de los familiares que acuden a la unidad de neurología), y de un enfermo que se encuentra en coma (con pensamientos lúcidos que no es capaz de comunicar).

Lo más interesante de la obra de Bauer es la voz del protagonista. Toda novela debe de ofrecernos un espacio donde poder aprender algo como lectores, aquí aprendemos a mirar y a sentir (o no sentir) como lo hace un joven con síndrome de Asperger. La autora consigue que empaticemos con Patrick, que suframos por los sentimientos que él no es capaz de identificar, y que nos riamos ante el choque entre su mundo interior y la realidad en la que vive. Sin embargo, la obra se va convirtiendo en una novela más convencional conforme la trama avanza y se hacen algunas concesiones para que, al final, todo cuadre.

El estilo es directo y simple, sin apenas recursos estilísticos, pero efectivo. Se trata de una novela que da una vuelta de tuerca al género negro, con el interés de que el investigador es un joven autista.

Crítica de octubre de 2015 del suplemento ABABOL de La Verdad de Murcia

Ana B.

Esta entrada fue publicada en Críticas literarias, Críticas literarias adultos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *