El pendiente que nos inspiró

Habíamos terminado de escribir “Cruzados en el tiempo” cuando decidimos ponernos manos a la obra para comenzar una nueva novela.

Corría el año 2003, nos acabábamos de mudar a Cartagena y la ciudad nos fascinó. David se crio en La Aljorra, un pueblo muy cercano, pero había pasado muchos años fuera estudiando, así que para ambos, Cartagena fue un verdadero descubrimiento. Decidimos compartir esta fascinación a través de la siguiente novela.

Así que comenzamos a dar vueltas a la trama. Queríamos que fuera una historia de aventuras, de misterio y en la que la ciudad de Cartagena estuviera muy presente, con su pasado íbero, cartaginés, romano, bizantino… Un pasado fascinante, fruto de su enclave: un puerto natural en un punto estratégico del Mediterráneo.

Comenzamos a recorrer la ciudad, sus museos y sus rincones, en busca de esa chispa que encendiera nuestra imaginación. Y finalmente, en el Museo Arqueológico Municipal la encontramos.

PendienteMuseo Una urna de cristal, muy cerca de la entrada, contenía una pequeña pieza de oro, un pendiente con un granate en el centro y cinco colgantes: una anforita y cuatro cadenillas, de las que colgaban flores. Era el llamado pendiente helenístico. Y se llamaba así porque contenía los elementos propios de la joyería helenística: utilización de colgantes en forma de ánfora y el granate entre las piedras de colores. Ya teníamos nuestra piedra angular para la historia a la que comenzamos a dar forma. Y es que el pendiente, esa pequeña pieza datada entre los años 330 y 200 a.C., hallada en unas excavaciones en el año 1968, es el elemento clave de la historia que desarrollamos en Tras el Sol de Cartagena.

CURIOSIDADES

En una visita que hizo la Reina Sofía al Museo Arqueológico, le regalaron una réplica del pendiente. Quizás la haya llegado a lucir en alguno de los actos oficiales en los que ha PendienteRomanaparticipado.

Nosotros compramos en el museo romano de Mérida unas réplicas que yo solía llevar en las presentaciones. En Cartagena aún no se pueden adquirir.

Existe la creencia de que el pendiente lo perdió una joven de la época que vino desde Grecia para ver un espectáculo de gladiadores en el anfiteatro de Cartagena.

Nosotros, en “Tras el Sol de Cartagena”, proponemos otra historia para este pendiente, una historia de romanos, cartagineses, dioses y poder.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *