El dios Aletes

Los romanos eran un pueblo que, en general, se mostraba muy tolerante con las creencias de los pueblos a los que conquistaban. Una pequeña concesión.

Asumían las divinidades de los pueblos conquistados con bastante facilidad, todo dios era bien recibido, nunca mejor dicho. Pasó con griegos, egipcios y frigios.

En Cartagena los romanos también decidieron incorporar a sus cultos un dios local: Aletes.

polybius

Polibio

Las referencias al dios Aletes se originan en una breve reseña que el historiador griego Polibio realiza en la descripción topográfica de Cartagena para el volumen X de sus Historias, donde cita a Aletes como héroe local.

Desde tiempos ancestrales se cuenta la leyenda de que existió un hombre llamado Aletes que vivió en la época anterior a que los cartagineses fundaran en el año 227 a.C. Qart Hadasht. Este hombre fue el descubridor de las minas de plata y plomo de la zona de La Unión y por esta razón se le acabó divinizando. La historia de Aletes llegó hasta la época romana de Cartago Nova y por esta razón, una de las cinco colinas que forman la orografía de Cartagena se llama, en su honor, el monte de Aletes. Precisamente se trata de la colina sobre las que se asentaban las puertas que marcaban el inicio del camino que llevaba hacia las minas de plata.

Aletes tiene un papel importante en la trama de Tras el Sol de Cartagena.

MonteAletes

Monte de Aletes en Cartagena

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *