Los ángeles de hielo

Los ángeles de hielo, de Toni Hill Gumbao, es una novela inquietante que al principio recuerda a las historias clásicas de terror donde una casa encantada es la protagonista indiscutible. En este caso se trata de un edificio que sirvió de colegio de señoritas a principios del S.XX, para ser reconvertido en sanatorio mental después de que fuera destruido por un incendio. Pero no es del edificio de quien el autor nos quiere hablar, ni siquiera de las personas o los fantasmas que lo habitan. El verdadero protagonista es el Mal, esa energía negativa y nefasta que se impregna a los objetos, a los espacios y a las personas que le han permitido campar a sus anchas. El relato se mueve entre el misterio y el terror psicológico, contándonos en dos tiempos la historia de la casa y sus habitantes. En la etapa del colegio la protagonista es la directora, cuya existencia se verá turbada por la irrupción de una niña malvada, representación del Mal en estado puro. Tras el incendio, en la época del sanatorio mental, el protagonista es un joven médico, atormentado por el dolor de una herida que sufrió en la Gran Guerra. Los pacientes del sanatorio y su amor por una mujer le llevarán a conocer la historia del edificio, a descubrir el Mal que lo habitó y la repercusión funesta que los hechos del pasado aún tienen en la actualidad. Las pasiones más oscuras de los personajes (odio, venganza, traición, acoso, desprecio…) permiten al Mal campar a sus anchas y acabar con la vida de varias jóvenes justo en el momento en que deciden perder la virginidad. ¿Se trata de un fantasma o de un asesino de carne y hueso?

Una novela muy bien escrita, ambientada en una época convulsa por la guerra y las luchas sociales; una novela dura, que da rienda suelta al Mal para que campe por sus páginas sin límites ni restricciones; una novela con numerosos giros que te dejan sin aliento; una novela para los amantes de lo gótico y lo negro.

David Z.

Adquirir aquí